Colaboradores

PDFImprimirE-mail

ABC – COMUNIDAD VALENCIANA Laura Álvarez, referencia de la Comunidad y en el «top ten» del ranking nacional, descubre a un desconocido como el bádminton

Martes, 26 de Noviembre de 2013 10:56

C. Valenciana / DEPORTE FEMENINO

ABC – COMUNIDAD VALENCIANA

De la raqueta y el volante

RAÚL COSÍN@raulcosin / VALENCIA/ALICANTE

Día 25/11/2013 - 10.00h

Temas relacionados

Laura Álvarez, referencia de la Comunidad y en el «top ten» del ranking nacional, descubre a un desconocido como el bádminton

JUAN CARLOS SOLER

Laura Álvarez posa en el Centro de Tecnificación de Alicante

Los oficiales británicos importaron el bádminton de India a Inglaterra hacia el año 1873. Un juego que se fue extendiendo progresivamente, que fue ganando adeptos, que encontró acomodo entre las disciplinas deportivas y que de hecho es olímpico. China, Corea del Sur, Indonesia son grandes potencias del bádminton, que en Europa tiene arraigo y reconocimiento en los países nórdicos, en Francia, en Alemania o en la propia Gran Bretaña. En España, donde el foco se empecina en el fútbol y poco más, es un gran desconocido, sin embargo tiene gran cuantía de practicantes y de referencias que optan a participaciones olímpicas. Laura Álvarez Reece (Londres, Inglaterra, 9/2/1990) habla con sus palabras y con el sentimiento de un deporte del que se reconoce enamorada desde los diez años cuando alentada por su madre y los entrenadores del Club de Bádminton Alicante cogió una raqueta y mostró precoz habilidad para la disciplina.

«Es un deporte que requiere mucha intensidad de juego, mucha técnica, mucha precisión, pues tenemos que enviar el volante a la esquina donde quieres que vaya. Hay aceleraciones y desacelaraciones continuas, cambios de ritmo que son fatigosos», explica la joven de 23 años, que llegó a Alicante con sólo seis meses. Su madre, inglesa, ya había practicado el bádminton y cuando llegó a España buscó la forma de continuar con la praxis de este deporte.

 

Ya son trece los años que acumula Laura en el bádminton. Es la gran referencia de la Comunidad. Y es una de las diez mejores raquetas del ranking nacional. «Cuando empecé a jugar, mi entrenador, que era el seleccionador nacional, se sorprendió porque le dije que no había jugado nunca y que tampoco había hecho ningún deporte de raqueta. Habló con mi madre y le comentó que tenía mucha habilidad con la raqueta y jugaba bien. Eso ya me enganchó un poco», recuerda la jugadora, que al tiempo que entrena en sesiones dobles cada día ha finalizado sus estudios de Educación Física en la Miguel Hernández.

Influyó en su crecimiento deportivo el método de trabajo en el CB Alicante. Desde pequeños se van incrementando las dosis de entrenamientos hasta que el jugador practica todos los días, se prueba con compañeros algo mayores, le coge el gusto al competir y quiere más. «En mi caso fui consiguiendo resultados en torneos en la Comunidad y fuera. Además, tuve la suerte de que cuando empezaba tuve cerca referentes de Alicante, de mi club, que estaban a nivel nacional luchando por Olimpiadas. Estaba Arturo Ruiz, Lucía Tavera...», explica.

Compleja coyuntura

Laura, como deportista competidora que es, apasionada además del bádminton, tiene también una ensoñación de cara a Río 2016. Pero como en gran cantidad deportes, y más cuando se trata de categoría femenina, la coyuntura económica, la falta de apoyos enturbian esos objetivos. «Tenemos apoyo de la Consellería de Deportes, que sí nos ayuda con el tema de las instalaciones, con el centro de Tecnificación, pero se ha dado un recorte importante al presupuesto. Igual sucede en la Federación valenciana. Y esto obliga a que el club reciba menores ayudas. De hecho, está subsistiendo con un presupuesto ridículo», comenta la jugadora. En todo caso, la lucha, además del «200% al que entreno y compito siempre» está también en la búsqueda de apoyos, respecto a lo que significa que «estamos trabajando en un proyecto bastante ambicioso, pero que requiere de ayudas económicas».

El bádminton es otro de esos deportes con profesionales por actitud, que no por exclusividad, pues deben dedicarse a un trabajo o estudios, que para nada están bien tratados. Y no sólo por la falta de apoyo, sino también por el escaso reconocimiento. «El desconocimiento respecto al bádminton es total. Cuando digo que juego al bádminton a veces me preguntan: ¿eso qué es, lo de la plumita?», explica resignada.

En España, especialmente en la Comunidad, se viene desarrollando una promoción en los colegios. El bádminton forma parte como unidad didáctica en la asignatura de Educación Física. En el alto rendimiento, pues se anda lejos de países como Inglaterra o Francia donde se paga entrada y los pabellones están a rebosar. Laura sonríe con una anécdota: «El número dos de Indonesia nos comentaba que a veces si llegaban tarde a un partido, o al aeropuerto,... la policía los escoltaba».